Inicio futuros ahora Volver al sueño de la tribu

Volver al sueño de la tribu

GABRIELA WIENER Escritora peruana, poeta y periodista. Autora de ‘Sexografías’ (Melusina) o ‘Dicen de mí’ (Esto no es Berlín)

“Cambiemos de estrategia y al salir de la cuarentena empecemos a salir de ese otro confinamiento: la familia como la conocimos”

Un coronavirus es una familia inesperada, la unión de organismos insignificantes e interdependientes, los virus, que se agrupan a partir de otros “agentes” igual de incompletos, se ensamblan y se hibridan para propagarse y subvertir el orden.

¿Y qué si esa es la gran lección por aprender? Porque esas familias se parecen a muchas que conozco: formadas por seres leídos como abyectos, improductivos, marginales, pero que en conjunto actúan de manera infecciosa sobre la familia tradicional que conocemos, es más, quieren abolirla: a esa del mandato bíblico y biológico, clasista, despolitizada, nada diversa. A esa cuyo fin es la acumulación y la propiedad privada, y que ha sido tan útil al control social.

La cuarentena solo ha sido la extensión de esa habitación del pánico, de esa estructura llamada familia que te encierra con maltratadores. Convierte tu casa en teleoficina, el núcleo desde el que seguir siendo todo lo productivos que nos quiere el sistema y pedir pizza a un migrante explotado. O te elimina de las calles y de las luchas, que son otras formas de hermanarnos más allá del parentesco.

Si salimos de esta, tenemos dos opciones. O transitamos hacia esa tramposa “nueva normalidad” y con el nuevo poder operando, el gran hermano abrirá más que nunca el obturador sobre nuestros cuerpos, nuestras camas, nuestros nidos, nuestres hijes. O cambiamos de estrategia y al salir de la cuarentena empezamos a salir de ese otro confinamiento: la familia como la conocimos.

Quiero imaginarnos como parte de poderosas colmenas de criaturas liberadas que dependen entre ellas para su subsistencia; nuevas unidades familiares elegidas en las que colectivizar cuidados y recursos, apoyarse mutuamente para autogestionar la supervivencia del enjambre. Serán las disidencias, que llevan mucho tiempo anidando en la diáspora, intentando vivir radicalmente, pese al estigma, las que vuelvan a recordarnos la urgencia de viralizar el sueño de la tribu.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

más leidos

Antes de escribir, leer.

DANIELA CATRILEO, wirife/ escritora mapuche. Olernos, saborearnos, tocarnos. Pasar las manos sobre las tramas de un witral, enredarnos, leer los signos que deja el hilado. Tejer y leer en otras lenguas. Ser wirin, línea, estría. Desear otras lenguas hasta que la mixtura sea un puente y no cuota-paternalismo-asistencialismo. Leer mapuche y no terrorista. Leer las líneas de la tierra en el arado, las siembras, leer las nervaduras del lawen. Leer como animales, leer como bosque. Leer como quien traduce o compone nuevas escrituras.

Constitución Culebra

Que se escriba en gestos de señas, en lenguaje braille. Que todas y todos puedan comprenderla. Que se redacte con faltas de ortografía, en coa, con chilenismos y garabatos si es necesario. Una Constitución disléxica, tartamuda, que hable por todas las voces.

Nacemos deseantes

Alejandra Costamagna. Tenemos derecho a no sobrar ni estar de más en el país en que vivimos. Tenemos derecho a la rabia, tenemos derecho a despertar, tenemos derecho a vestir nuestras estatuas con la ropa del presente, tenemos derecho a bailar en la plaza pública.

Todos nosotros

Pablo Azócar, escritor. La pandemia en curso es tan devastadora como una guerra, y en la guerra –es sabido- se revisan todas las relaciones y los contratos preexistentes. Una crisis humanitaria de esta magnitud obliga a retomar de inmediato la idea de un estado fuerte, contundente, que conduzca al salvataje, que ponga la cara en medio de la zozobra.