Inicio la última línea SOBRE LO QUE VIENE

SOBRE LO QUE VIENE

FERNANDO ATRIA


Por Fernando Atria, presidente Fuerza Común

El plebiscito del domingo mostró varias cosas. En primer lugar, contra mucha mitología política, que no hay polarización en Chile. La polarización está en la política institucional y sus medios de comunicación, en la sección de cartas al director de los diarios principales. El resto de Chile está de acuerdo en desechar la Constitución vigente y darnos una nueva.

La segunda pregunta del voto merece más atención de la que ha recibido. Preguntada si quería que la política tradicional participara de la nueva Constitución, la ciudadanía respondió con un No más categórico incluso que el Apruebo mismo. La segunda pregunta fue otra muestra del solipsismo de la derecha (que incluye pero no se limita a Chile Vamos), que veía en la Convención Mixta una salvaguarda contra la Asamblea Constituyente que nos llevaría a Chilezuela. Pero en vez de eso, fue una oportunidad para que la ciudadanía emitiera un juicio sobre el desempeño de la clase política, de la propia política institucional. Y parece que solo los parlamentarios ignoraban la magnitud del rechazo que recibirían si daban al pueblo una oportunidad como esa. Está por verse cuáles serán las consecuencias de que la política institucional haya sido rechazada por el pueblo en un plebiscito con el 80% de los votos.

Un resultado 80/20 debe motivar la pregunta de cómo pudieron llegar las cosas hasta ese punto. Y aquí conviene hacer algo de memoria. Cuando surgió la idea de que la Constitución permitía un plebiscito convocado por el Presidente de la República con acuerdo del Congreso, fue descartado como un “resquicio”; cuando se pretendió modificar el artículo 15 del texto constitucional y permitir un plebiscito constituyente, fue desechado como un “atajo raro”. El plebiscito solo se hizo posible cuando la irrupción del pueblo en la calle hizo a muchos temer por la estabilidad misma de la democracia. La forma política actual permite a pequeñas camarillas políticas imponer su voluntad con indiferencia por las demandas populares, hasta que el pueblo les responde excluyéndolos a ellos con 80% de los votos. Es de esperar que cuando llegue el momento de discutir el reglamento de la Convención Constitucional algunas de estas lecciones hayan sido aprendidas.

Quienes defendieron la Constitución de 1980 deberán entender que ella ya es historia, y que a todos nos conviene que el proceso constituyente sea exitoso. Esto supone un reglamento orientado a facilitar ese éxito, no a bloquearlo; una Convención que se muestre abierta y receptiva a la discusión constituyente que estará entonces ocurriendo en la sociedad; y en general, una nueva Constitución que dé realidad en la experiencia de los ciudadanos a la idea democrática de que el poder viene del pueblo. Es de esperar que la lógica que impuso la Constitución tramposa, que incapacitó a la política democrática para proteger un modelo económico sin legitimación popular, no controle el proceso constituyente, para que éste pueda darnos la Constitución que Chile necesita.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

más leidos

Antes de escribir, leer.

DANIELA CATRILEO, wirife/ escritora mapuche. Olernos, saborearnos, tocarnos. Pasar las manos sobre las tramas de un witral, enredarnos, leer los signos que deja el hilado. Tejer y leer en otras lenguas. Ser wirin, línea, estría. Desear otras lenguas hasta que la mixtura sea un puente y no cuota-paternalismo-asistencialismo. Leer mapuche y no terrorista. Leer las líneas de la tierra en el arado, las siembras, leer las nervaduras del lawen. Leer como animales, leer como bosque. Leer como quien traduce o compone nuevas escrituras.

Constitución Culebra

Que se escriba en gestos de señas, en lenguaje braille. Que todas y todos puedan comprenderla. Que se redacte con faltas de ortografía, en coa, con chilenismos y garabatos si es necesario. Una Constitución disléxica, tartamuda, que hable por todas las voces.

Todos nosotros

Pablo Azócar, escritor. La pandemia en curso es tan devastadora como una guerra, y en la guerra –es sabido- se revisan todas las relaciones y los contratos preexistentes. Una crisis humanitaria de esta magnitud obliga a retomar de inmediato la idea de un estado fuerte, contundente, que conduzca al salvataje, que ponga la cara en medio de la zozobra.

Nacemos deseantes

Alejandra Costamagna. Tenemos derecho a no sobrar ni estar de más en el país en que vivimos. Tenemos derecho a la rabia, tenemos derecho a despertar, tenemos derecho a vestir nuestras estatuas con la ropa del presente, tenemos derecho a bailar en la plaza pública.