Inicio la última línea POEMAS MÍNIMOS

POEMAS MÍNIMOS

EUGENIO LLONA MOUAT, GUILLERMO NUÑEZ, JORGE MONTEALEGRE, OCTUBRE DE CHILE 2019, ediciones MANUS (selección)

De Eugenio Llona, poemas mínimos en situación de calle

II la calle es mía / como mi madre y padre / la piel y el viento

III quién lo soñara / el mar en Plaza Italia / cielo en batalla

IV idioma mío / si uno solo se calla / hemos perdido

V la vida es sueño / se hace uno de amigos / que tienen dueño

en mi regazo desquiciados y ardiendo están muriendo

XXI como guerreros / nos cedieron sus ojos / resplandecieron

XXIII enceguecieron / y así vimos más lejos / hermanecieron

XXV los que amamos / actos irrepetibles / ya hemos triunfado

De Guillermo Núñez HAIKÚ

De Jorge Montealegre, poemas mínimos en estado de emergencia

La misma venda que cubrió tus palabras grita por todas

3 COMENTARIOS

  1. Preciosa publicación de tres monstruos infatigables de la poesía y la plástica. Hay que difundirlo mucho, porque es una de esas joyas que la gente no descubre porque el tapón cultural del consumismo lo impide Gracias Eugenio, Jorge y Guillermo por tener fuerzas para crear en tiempos de naufragio.

  2. Poesía a flor de piel, sentimiento puro, cada palabra e imagen resultan precisas y certeras. Gritan, traspasan, interpelan emocionan, … Gracias .

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

más leidos

Antes de escribir, leer.

DANIELA CATRILEO, wirife/ escritora mapuche. Olernos, saborearnos, tocarnos. Pasar las manos sobre las tramas de un witral, enredarnos, leer los signos que deja el hilado. Tejer y leer en otras lenguas. Ser wirin, línea, estría. Desear otras lenguas hasta que la mixtura sea un puente y no cuota-paternalismo-asistencialismo. Leer mapuche y no terrorista. Leer las líneas de la tierra en el arado, las siembras, leer las nervaduras del lawen. Leer como animales, leer como bosque. Leer como quien traduce o compone nuevas escrituras.

Nacemos deseantes

Alejandra Costamagna. Tenemos derecho a no sobrar ni estar de más en el país en que vivimos. Tenemos derecho a la rabia, tenemos derecho a despertar, tenemos derecho a vestir nuestras estatuas con la ropa del presente, tenemos derecho a bailar en la plaza pública.

Constitución Culebra

Que se escriba en gestos de señas, en lenguaje braille. Que todas y todos puedan comprenderla. Que se redacte con faltas de ortografía, en coa, con chilenismos y garabatos si es necesario. Una Constitución disléxica, tartamuda, que hable por todas las voces.

Todos nosotros

Pablo Azócar, escritor. La pandemia en curso es tan devastadora como una guerra, y en la guerra –es sabido- se revisan todas las relaciones y los contratos preexistentes. Una crisis humanitaria de esta magnitud obliga a retomar de inmediato la idea de un estado fuerte, contundente, que conduzca al salvataje, que ponga la cara en medio de la zozobra.