Inicio imágenes de chile MATA DE ARRAYÁN FLORÍO

MATA DE ARRAYÁN FLORÍO

Por no llamarte por tu nombre, mata de huevas, te regalo estos aires chilenos que juntan a Clara Solovera y a Pablo de Rokha.

“Como te lo dijera que me entendieras, que me entendieras  q’este cariño mío no tiene espera no tiene espera    y vo’ como si lloviera mata de, mata de arrayán florío” (Clara Solovera)

“.. con cuanto anciano entusiasmo, más o menos deslenguado / el rotito de Collico…le pone bastante sobre los bienes en Curepto, para que no le vengan diciendo: “mata de arrayán florido” / y se acuesta roncando / con el último pan de lágrimas en los bolsillos soberanamente mugrientos / en los que nunca el oro nacional cantara su tonada”. (Pablo de Rokha, Canto del macho anciano)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

más leidos

Antes de escribir, leer.

DANIELA CATRILEO, wirife/ escritora mapuche. Olernos, saborearnos, tocarnos. Pasar las manos sobre las tramas de un witral, enredarnos, leer los signos que deja el hilado. Tejer y leer en otras lenguas. Ser wirin, línea, estría. Desear otras lenguas hasta que la mixtura sea un puente y no cuota-paternalismo-asistencialismo. Leer mapuche y no terrorista. Leer las líneas de la tierra en el arado, las siembras, leer las nervaduras del lawen. Leer como animales, leer como bosque. Leer como quien traduce o compone nuevas escrituras.

Constitución Culebra

Que se escriba en gestos de señas, en lenguaje braille. Que todas y todos puedan comprenderla. Que se redacte con faltas de ortografía, en coa, con chilenismos y garabatos si es necesario. Una Constitución disléxica, tartamuda, que hable por todas las voces.

Nacemos deseantes

Alejandra Costamagna. Tenemos derecho a no sobrar ni estar de más en el país en que vivimos. Tenemos derecho a la rabia, tenemos derecho a despertar, tenemos derecho a vestir nuestras estatuas con la ropa del presente, tenemos derecho a bailar en la plaza pública.

Todos nosotros

Pablo Azócar, escritor. La pandemia en curso es tan devastadora como una guerra, y en la guerra –es sabido- se revisan todas las relaciones y los contratos preexistentes. Una crisis humanitaria de esta magnitud obliga a retomar de inmediato la idea de un estado fuerte, contundente, que conduzca al salvataje, que ponga la cara en medio de la zozobra.