Inicio destacado LOTTY ROSENFELD

LOTTY ROSENFELD

VIDEO SOBRE FACHADA CÉNTRICA POR DELIGHT LAB

Es bueno que los chilenos sepan quien es la artista que hoy detiene su marcha y emprende el vuelo. Que sepan en medio de qué inmensa obra viven. La libertad con la que nos manejamos hoy con los signos se debe en buena medida a los lazos que ella estableció entre la calle y el arte, entre movilizarse y moverse entre signos.

Su obra va a aparecer en estos días como el despliegue de las imágenes en las que se movilizan las mujeres y los marginados en Chile y en el mundo. Ella es la fuente del NO +, que se ha agitado  enarbolando banderas de todos los colores en la Plaza de la Dignidad. Ella fue la articuladora del Colectivo de Acciones de Arte y de una parte importante de la resistencia a la dictadura desde el arte. Su obra más conocida, Una milla de cruces sobre el pavimento, recorrió el mundo entero. Marcó las calles en todos los continentes. Viajó durante cuarenta años desde su primer acto en la avenida Manquehue en Santiago, hasta su último proyecto, que consistía en hacer una cruz de dimensiones cósmicas en el estrecho del Bosforo, usando barcos, puentes y satélites.  

Pasar, sobrepasar, andar y proyectar imágenes en fachadas de arquitectura connotada; repasar y hacerlas vibrar con la luz y con una sonoridad que les queda adheridas en sus muros; pasar y marcar cada sitio con signos y ruidos que la impregnan y cambian   su modo de ser durante un instante. La obra de Lotty Rosenfeld conjuga intensidades que borran los encierros de lo privado y hacen de lo público un espacio abierto para cada uno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

más leidos

Antes de escribir, leer.

DANIELA CATRILEO, wirife/ escritora mapuche. Olernos, saborearnos, tocarnos. Pasar las manos sobre las tramas de un witral, enredarnos, leer los signos que deja el hilado. Tejer y leer en otras lenguas. Ser wirin, línea, estría. Desear otras lenguas hasta que la mixtura sea un puente y no cuota-paternalismo-asistencialismo. Leer mapuche y no terrorista. Leer las líneas de la tierra en el arado, las siembras, leer las nervaduras del lawen. Leer como animales, leer como bosque. Leer como quien traduce o compone nuevas escrituras.

Nacemos deseantes

Alejandra Costamagna. Tenemos derecho a no sobrar ni estar de más en el país en que vivimos. Tenemos derecho a la rabia, tenemos derecho a despertar, tenemos derecho a vestir nuestras estatuas con la ropa del presente, tenemos derecho a bailar en la plaza pública.

Constitución Culebra

Que se escriba en gestos de señas, en lenguaje braille. Que todas y todos puedan comprenderla. Que se redacte con faltas de ortografía, en coa, con chilenismos y garabatos si es necesario. Una Constitución disléxica, tartamuda, que hable por todas las voces.

Todos nosotros

Pablo Azócar, escritor. La pandemia en curso es tan devastadora como una guerra, y en la guerra –es sabido- se revisan todas las relaciones y los contratos preexistentes. Una crisis humanitaria de esta magnitud obliga a retomar de inmediato la idea de un estado fuerte, contundente, que conduzca al salvataje, que ponga la cara en medio de la zozobra.