Inicio futuros ahora La superación del trauma

La superación del trauma

VIRGINIA BARBER, en El País. Doctora en Psicología Clínica y Forense, española, es directora clínica de salud mental de las cárceles de Nueva York y autora de ‘Más allá del bien y del mal, experiencias de una psicóloga forense’ (Debate)

“Las estrategias naturales serán lo que permitirá a la mayoría de la población superar el estrés agudo”

En ámbitos penitenciarios he aprendido que lo que de verdad afecta a la salud mental de los internos en aislamiento no es tanto el confinamiento físico como el social. Es probable que las personas más aisladas socialmente en la cuarentena sean quienes más acusen la situación.

Es complicado saber qué impacto psicológico tendrá la covid-19 en el futuro. Pero podemos extrapolar lo que sabemos sobre las consecuencias de un estrés prolongado. Por eso conviene recordar que la ansiedad, tristeza, frustración e incluso estrés agudo que muchos experimentan ahora son proporcionales al nivel de tragedia, pérdida, aislamiento e incertidumbre económica que vivimos. Patologizar y medicalizar estas reacciones sería erróneo.

Tampoco hay datos que prueben los beneficios de una sola intervención psicológica temprana (el llamado “debriefing”) que podría interferir con las estrategias naturales para enfrentarnos a un trauma, que serán las que permitirán a la mayoría de la población superar los síntomas de estrés agudo. A medio plazo, un porcentaje de la población desarrollará cuadros clínicos más complicados, como el trastorno de estrés postraumático, que puede causar mucho sufrimiento. La pandemia aumentará el número de personas que sufran este trastorno, que no afectará a todos por igual. Los más expuestos al hecho traumático, quienes tengan patologías previas y un nivel socioeconómico bajo serán los más afectados. Por eso, para afrontar el impacto psicológico de esta crisis es indispensable que identifiquemos a los más vulnerables y les demos los apoyos necesarios. Y es imprescindible que la intervención psicológica de los profesionales se incorpore a la red de salud pública.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

más leidos

Antes de escribir, leer.

DANIELA CATRILEO, wirife/ escritora mapuche. Olernos, saborearnos, tocarnos. Pasar las manos sobre las tramas de un witral, enredarnos, leer los signos que deja el hilado. Tejer y leer en otras lenguas. Ser wirin, línea, estría. Desear otras lenguas hasta que la mixtura sea un puente y no cuota-paternalismo-asistencialismo. Leer mapuche y no terrorista. Leer las líneas de la tierra en el arado, las siembras, leer las nervaduras del lawen. Leer como animales, leer como bosque. Leer como quien traduce o compone nuevas escrituras.

Constitución Culebra

Que se escriba en gestos de señas, en lenguaje braille. Que todas y todos puedan comprenderla. Que se redacte con faltas de ortografía, en coa, con chilenismos y garabatos si es necesario. Una Constitución disléxica, tartamuda, que hable por todas las voces.

Nacemos deseantes

Alejandra Costamagna. Tenemos derecho a no sobrar ni estar de más en el país en que vivimos. Tenemos derecho a la rabia, tenemos derecho a despertar, tenemos derecho a vestir nuestras estatuas con la ropa del presente, tenemos derecho a bailar en la plaza pública.

Todos nosotros

Pablo Azócar, escritor. La pandemia en curso es tan devastadora como una guerra, y en la guerra –es sabido- se revisan todas las relaciones y los contratos preexistentes. Una crisis humanitaria de esta magnitud obliga a retomar de inmediato la idea de un estado fuerte, contundente, que conduzca al salvataje, que ponga la cara en medio de la zozobra.