Inicio primera página Constitución Culebra

Constitución Culebra

por Nona Fernández. Una Constitución redactada por la gente. Que nadie se quede afuera de esa escritura. Que podamos entrar a ella como se entra a un malón, aportando con lo mejor que tenemos, con el poquito que sirve. Una Constitución escrita en la calle, vinculada a la ciudadanía, que recoja las voces de los muros, de las plazas, de las asambleas barriales. Que tome en cuenta los saberes comunitarios, territoriales, ancestrales, étnicos, corporales, emocionales. Que busque sus palabras a lo largo de todo Chile. En las aguas  fluviales que no nos pertenecen, en las costas contaminadas, en los ríos y lagos secos, en la flora y fauna que se extingue, en los hielos que se derriten, en los bosques talados una y otra vez por las empresas papeleras que ocupan Wallmapu. Una Constitución que suene con diferentes acentos. Nortinos, sureños, isleños, patagónicos, desérticos. Que incluya las voces de la ciudad y del campo, de la cordillera y de la costa, de cada una de las regiones. Que sume las voces de los pueblos originarios. Que sume las voces inmigrantes. Que sume las voces de niños, jóvenes y viejos. Que se escriba en gestos de señas, en lenguaje braille. Que todas y todos puedan comprenderla. Que se redacte con faltas de ortografía, en coa, con chilenismos y garabatos si es necesario. Una Constitución disléxica, tartamuda, que hable por todas las voces. Que exprese incluso la de los muertos. Esa consigna cargada de memoria que exige no volver a repetir los errores del pasado. No seguir avanzando hasta no poner punto final a la violencia del Estado. No permitir otra vez la impunidad. No permitir otra vez la falta de verdad, justicia y reparación. No aceptar más “la medida de lo posible”, sino que hacer posible lo que es justo y no claudicar en eso. Una Constitución que resguarde y garantice el ejercicio y respeto de los Derechos Humanos para todas las personas y comunidades del pueblo chileno. Una Constitución que borre la subsidiaridad del Estado. Que lo haga responsable del bienestar y la seguridad social de la ciudadanía, que lo obligue a no delegar en el mundo privado. Que lo fortalezca para regular el mercado en beneficio de todas y todos. Que lo vuelva Plurinacional, garante de los derechos de los pueblos originarios. Una Constitución antirracista. Una Constitución anticlasista. Una Constitución ecologista. Que vele por el planeta, que consagre los derechos de la tierra por sobre el mercado y la producción. Una Constitución sin género. Que legitime la diversidad y disidencias sexuales. Una Constitución marica, homosexual, trans, no binaria. Sin límites ni fronteras de ningún tipo. Híbrida, líquida, movible, que no se encripte en sí misma, que pueda modificarse tantas veces sea necesario según los movimientos de los pueblos que organizará. Una Constitución culebra. Que cambie la piel, que se renueve, que repte con el corazón en la tierra, a la altura de todas y todos, siguiendo nuestros pasos, sucia, cochina, llena de barro. Una Constitución feminista. Donde las mujeres, que somos más del cincuenta por ciento del país, tengamos posibilidades reales de participar paritariamente en su redacción. De desplegar en ella nuestra mirada inclusiva, colaborativa, transversal. Una mirada que incluya la reflexión sobre todos los problemas de precarización de la ciudadanía, porque ahí donde hay un problema hay un grupo de mujeres sufriéndolo y pensándolo. Una Constitución cariñosa, convocante, que nos devuelva la pasión y las ganas de participar. Que nos entregue las herramientas vinculantes para habitar una verdadera democracia participativa donde sintamos que nuestra opinión, nuestros deseos y nuestras problemáticas, son importantes. Una Constitución que nos dé el espacio para ser protagonistas de nuestra propia historia y no que una vez más, como siempre, sintamos que la historia nos la escriben. Una Constitución pensada por la ciudadanía. Redactada por una Asamblea Constituyente Paritaria y Plurinacional. Y firmada, por supuesto, no por la presidencia de la República, sino que por el pueblo de Chile.

Nona Fernández Silanes, escritora y actriz.

Santiago de Chile, Enero 2020.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

más leidos

Antes de escribir, leer.

DANIELA CATRILEO, wirife/ escritora mapuche. Olernos, saborearnos, tocarnos. Pasar las manos sobre las tramas de un witral, enredarnos, leer los signos que deja el hilado. Tejer y leer en otras lenguas. Ser wirin, línea, estría. Desear otras lenguas hasta que la mixtura sea un puente y no cuota-paternalismo-asistencialismo. Leer mapuche y no terrorista. Leer las líneas de la tierra en el arado, las siembras, leer las nervaduras del lawen. Leer como animales, leer como bosque. Leer como quien traduce o compone nuevas escrituras.

Constitución Culebra

Que se escriba en gestos de señas, en lenguaje braille. Que todas y todos puedan comprenderla. Que se redacte con faltas de ortografía, en coa, con chilenismos y garabatos si es necesario. Una Constitución disléxica, tartamuda, que hable por todas las voces.

Nacemos deseantes

Alejandra Costamagna. Tenemos derecho a no sobrar ni estar de más en el país en que vivimos. Tenemos derecho a la rabia, tenemos derecho a despertar, tenemos derecho a vestir nuestras estatuas con la ropa del presente, tenemos derecho a bailar en la plaza pública.

Todos nosotros

Pablo Azócar, escritor. La pandemia en curso es tan devastadora como una guerra, y en la guerra –es sabido- se revisan todas las relaciones y los contratos preexistentes. Una crisis humanitaria de esta magnitud obliga a retomar de inmediato la idea de un estado fuerte, contundente, que conduzca al salvataje, que ponga la cara en medio de la zozobra.