Iniciola última líneaCien escritoras chilenas exigen salida de Macarena Santelices.

Cien escritoras chilenas exigen salida de Macarena Santelices.

MUJERES CADENA DEL LIBRO. Publicado en El Desconcierto, foto Agencia Uno

Las escritoras, académicas, editoras, ilustradoras, fanzineras, traductoras, docentes, profesoras, estudiantes, libreras, bibliotecarias, diseñadoras y trabajadoras de la cadena del libro consideramos que la designación de Macarena Santelices como ministra de la Mujer y de la Equidad de Género es un acto de abierta agresión hacia los movimientos que protegen y luchan por los derechos de las mujeres y las disidencias sexuales. Experimentamos la desafortunada decisión de Sebastián Piñera como un intento de liquidar nuestras amplias demandas, que incluyen la defensa de los derechos humanos, los derechos sobre nuestros cuerpos y territorios, una vida sin violencia ni precarización y la inclusión de personas migrantes a la vida nacional. Con este anuncio, el gobierno hace efectiva su promesa de hacer una guerra a la ciudadanía exponiendo a las personas más capacitadas para abordar las necesidades de las mujeres y las disidencias a un liderazgo fallido, peligroso y que se ha posicionado ––en su vida, sus declaraciones y su práctica profesional–– en contra de nuestras luchas históricas. Por tanto, mujeres de la cadena del libro nos sumamos al coro de repudio sobre el anuncio del gobierno para afirmar: no nos representa; Macarena Santelices debe renunciar. Durante la jornada del 6 y el 7 de mayo, las mujeres de letras que firman sumamos nuestras plumas para delinear nuestra postura:

 No se puede crear nada desde la desmemoria. Nadie que justifique el atropello a los derechos humanos puede representarnos. Las mujeres hemos luchado demasiados años por la dignidad, por la justicia y en esa lucha muchas han perdido la vida. Por respeto a ellas, ahora no es tiempo de amarrar la lengua, nuestro rechazo debe escucharse/leerse con toda fuerza desde todos los rincones del país.

En los últimos meses fuimos millones las que salimos a la calle para manifestarnos contra la desigualdad de género y la violencia múltiple hacia las mujeres y las disidencias sexuales. Hoy, cuando han aumentado dramáticamente las denuncias por violencia intrafamiliar durante el confinamiento, el gobierno nos golpea con la designación en el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género de una persona que valora la dictadura, que considera que hablar de derechos humanos es un “circo”, que viene de trabajar en programas televisivos que cultivan la misoginia y que ha despreciado públicamente a lxs migrantes. Hoy no podemos estar en la calle, pero seguimos siendo millones y estamos igual de activas, conscientes e indignadas. Somos millones las que, desde el confinamiento, exigimos la renuncia de Macarena Santelices.

Las mujeres han participado en la historia escribiendo con sangre. Una sangre que se ha hecho costra sólida y que nos sostiene una a la otra gracias a la memoria del horror y un horizonte de esperanza hacia donde giramos nuestros ojos. Una mujer fascista, xenófoba y autoritaria que ha estado de espaldas al pasado y que ha aplaudido al asesino no puede liderar ninguna institucionalidad que intente protegernos en medio de una pandemia que nos tiene en riesgo tanto fuera como dentro de nuestras casas. No lo aceptamos. No lo permitiremos.

“Júzguenme por lo que hago desde hoy en adelante”. Podría ser la redención de alguien que conoce su pasado y entiende sus desaciertos o sus crímenes, dependiendo del nivel de violencia con el que se relacionó con el entorno. Pero este gesto dista de cualquier intento de limpieza política y de bautizo barato. Aquello que se quiere borrar con la boca, no es posible de ser eliminado en la memoria. Así, la identificación de la ministra con su terrible tío dictador anula toda posibilidad de ejercer un cargo que es, en sí, un premio: representar a las mujeres que no pueden expresarse. Las caras de las torturadas han deambulado por las calles del país y van cambiándose de cuello generación tras generación. La violencia cambia de nombre y de zapatos, pero sigue siendo la misma. Hay una deuda vital, fantasmal y retroactiva, imposible de ser saldada por quien utiliza a su favor los horrores de su linaje.

No se trata de ir en contra de otra mujer o de convertirla en chivo expiatorio de una administración deplorable. Somos mujeres de palabra y por ellas la hemos conocido: sus lamentables opiniones sobre el pinochetismo, la inmigración y movimiento social. Su nombramiento más que una provocación es una violencia ejercida en contra de nuestra memoria e historia. Las mujeres, letradas o no, hemos seguido manteniendo la economía en la pandemia desde la casa, y ese poder invisibilizado es la verdadera cordillera de los Andes ––que no se vaya a caer encima.

No se nace mujer, sino que se deviene mujer, dijo la feminista Simone De Beauvoir. No basta ser mujer biológicamente para comprender materias de género. Es más, existen mujeres que avalan lo abusos y sostienen los abusos de la sociedad patriarcal. (…) Macarena Santelices no cumple con los requisitos básicos para ser Ministra. Su nombramiento es un ofensa y una humillación imperdonable a las mujeres chilenas.

Macarena Santelices es una burla, una ofensa, un ataque directo a todas las mujeres que hemos estado trabajando por mejorar el actual estado de las cosas. Al contrario de lo que se nos enseñó, en el riguroso mercadeo del padre y a pesar de las pestes del mundo, como país neoliberal a ultranza, las mujeres hemos ido desarrollado un proyecto hacia lo colectivo, de apoyo permanente. Aprendimos a ser solidarias, no competitivas, compañeras, preocupadas de nuestro entorno y nuestras pares. Con una ministra como Santelices, que porta simbólicamente y desde su discurso un proyecto antimujer ––sabiéndolo o no––, la derecha chilena está nuevamente instalando sus mecanismos simbólicos de dominación.

En tiempos de confinamiento, cuando, además de la crisis sanitaria, social, cultural, económica y mental, hay un aumento alarmante de la violencia de género, el gobierno de Piñera nuevamente se burla de todas nosotras, desconociendo las demandas que las mujeres chilenas han instalado con fuerza en los últimos años y que la gran mayoría del país comparte. 

(…)

Luego de un largo vacío en esta cartera ministerial (la renuncia de Plá en el mes de marzo), el gobierno de Sebastián Piñera, en tiempos de pandemia, con desparpajo nombra a una mujer que carece de preparación en el área de género, una mujer de corte tradicional militante de la derecha dura (las feministas sabemos bien lo que esto significa), una mujer que ha descalificado el movimiento social de octubre del 2019, que ha sido una figura mediática en programas de televisión que se dedican a la farándula; una mujer que justifica la dictadura por sus logros económicos y por lo tanto violenta con este gesto a quienes hemos luchado por los derechos humanos de modo incansable. 

(…)

La creación del Ministerio de la Mujer fue producto de un largo camino de luchas; tuvo como propósito enfrentar con mayor efectividad los problemas que afectan fundamentalmente a las mujeres, pero que viven también innumerables ciudadanxs LGTBIQ+. El nombramiento de Macarena Santelices como ministra es una afrenta a esa historia. 

(…) 

Designar como ministra de la mujer a una persona que no solo no tiene la trayectoria, las competencias, el compromiso ni la motivación, es un desprecio directo hacia todas las mujeres a las que sí nos importa nuestro lugar en la sociedad, en la cultura y en el relato que construimos para las que vendrán. Pero esta provocación en lugar de silenciarnos nos hará más fuertes y nuestras voces se sentirán desde todos los rincones del país.

Los párrafos anteriores fueron escritos por: 

Mónica Ramón Ríos, escritora y editora/ Rosabetty Muñoz, poeta/ Alejandra Costamagna, escritora/ Colectivo Communes, proyecto político editorial/ Natalia Berbelagua, escritora/ Rubí Carreño, académica/ Andrea Jeftanovic, escritora/ Nona Fernández, escritora/ Diamela Eltit, escritora/ Eugenia Prado Bassi, escritora/ Catalina Mena, poeta y periodista/ Gilda Luongo, escritora feminista/ Lorena Amaro, crítica literaria y académica/ Natalia Matzner, fanzinera y doctoranda en Estudios Americanos/ Pía Barros, escritora/ Andrea Maturana, escritora/ Eva Débia, escritora/ Paz López, académica/ Lina Meruane, escritora/ Claudia Apablaza, escritora y editora/ Beatriz García-Huidobro, escritora y editora


Firman

Ana María del Río, escritora
Colectivo Señoritas Imposibles
Larissa Contreras, escritora
María Elena Blanco, poeta
Francisca Rodríguez Aguilera, escritora
Macarena Cortés, editora y académica
Alia Trabucco Zerán, escritora
Ángeles Donoso Macaya, académica
Gabriela Aguilera Valdivia, escritora
Angela Neira-Muñoz, escritora, docente y editora
Pía González Suau, escritora
Constanza Ternicier, escritora
Maritza Farías Cerpa, actriz, activista, docente e investigadora feminista
Mary Luz Estupiñán, editora
Magdalena Sottolichio, ilustradora
Carolina Benavente, investigadora en cultura
Sofía Miranda, editora y escritora
María Paz Morales, docente
Macarena Araya Lira, escritora
Paula Gaete, editora
Lorena Díaz Meza, escritora
Javiera Barrientos, académica
Paloma Bravo, editora
Sandra Navarrete, académica feminista
Rocío Barros López, editora
Isabel Hernández, escritora
Claudia Montero, historiadora
Mariela Silva Salas, docente
Debora Haase, periodista
Kathya Morón, docente e investigadora
Jovana Skarmeta, editora
Macarena Urzúa, poeta y académica
Francisca Lange, académica
Marcela Labraña, escritora y académica
Soledad Bianchi, escritora
Valeria Cofré Vergara, docente
Catalina Tocornal, docente
Francisca Paz Rojas, profesora y escritora
Francisca García, académica
Ana Crivelli, magíster en estadística
Paz Balmaceda, editora
María Soledad Lagos Rivera, académica, investigadora, dramaturga, dramaturgista, traductora
María José González, académica
Flavia Radrigán, dramaturga
María Yaksic, editora
Antonia Torres Agüero, académica y escritora
Tania Encina Villablanca, editora
Raquel Torres Guerrero, psicóloga y docente
Daniela Catrileo, escritora
Valeria de los Ríos, académica
Ana Pizarro, escritora
Francisca Yáñez Varas, artista visual, ilustradora, autora
Bianca Acuña, editora y artista visual
Paulina Gajardo Monje, diseñadora
Patricia Espinosa, académica y crítica literaria
Catalina Donoso Pinto, académica
Victoria Ramírez Mansilla, escritora
Rosa Collinao Fuentes, profesora
Emilia Pequeño Roessler, escritora
Lorena Cabrapan, asesora del hogar
Soledad Fariña, escritora
Sofía Esther Brito, escritora
Gladys González, escritora
Pamela Soto Vergara, psicóloga clínica, terapeuta familiar y de parejas, académica
Natalia Torres Carreño, académica e investigadora
Bárbara Olivares Espinoza, académica
Marcela Reyes Harris, poeta
Alejandra González, poeta, Colectivo Communes
Eugenia Pizarro Troncoso, académica
Marcela Reyes Harris, poeta
Pamela Soto Vergara, psicóloga clínica, terapeuta familiar y de parejas, académica
Jessica Fernandez, analista de seguros
Mariana Camelio Vezzani, escritora
Arantxa Martinez, editora
Pía Maturana, ceramista
Ema Ugarte Vega, educación ambiental
Verónica Vives, editora
Camila A. Rojas A., Colectivo Communes
Josefa Soza Jiménez, profesora
América Merino, escritora y traductora
Nicole Darat, académica, Colectivo Communes
Diana Valdenegro, encuadernadora, editora
Valentina Silva Irarrázaval
Loreto Amunátegui Barros, feminista independiente
Lorena Zuchel, Colectivo Communes
Marcela González Barrientos, psicoanalista
María Isabel Reyes Espejo, académica
Magali Meneses, cineasta, feminista
Viviana Erazo Torricelli, periodista feminista
Alina Koremblit, artesana y emprendedora
Viviana Ávila, mujer, feminista, escritora y académica
Magdalena Guerrero, socióloga
Silvia Gutiérrez González, periodista y mediadora de lectura
Claudia López, Colectivo Communes
Paula Lisboa Cruz, diseñadora editorial y gestora cultural
Paulina Santander Astorga, docente
Marisol Vera Giusti, editora
Andrea Kottow, académica
Hiam Ayllach, Colectivo Communes
Laura Paredes, ingeniera en medioambiente
Karen Barrera Argaez, psicóloga
Lorena Fuentes, editora
Damari Leiva Godoy, contratista construcción
Ursula Tejos, licenciada en arte y gestora cultural
Karen Herrera Aros, profesora y directora de coros
Bárbara Cáceres Chomalí, editora
Lorena Fuentes, editora
Patricia Crispi, cuentautora
Hellen Castro, ingeniera
Lorena Núñez, académica
Valentina Vallejo Correa, psicóloga e investigadora
Patricia Donoso, psicóloga, Colectiva Psicoanálisis de Bolsillo
Carolina Torreblanca
Isis Coba, gestora cultural
Andrea Muñoz V., profesora
Rocío González Y., Movimiento UNIR
Luz Rodríguez Retamal, emprendedora y madre
Ediciones Imposibles
Sandra González Diaz, trabajadora social
Ana María Moraga, editora
Maria José Fontecilla Waugh, gestora cultural, Mov. UNIR
Carola Vesely, académica
Leslie Leppe, ilustradora
Yesika Herrera Soto, académica
Myriam Díaz, académica
Paula Riquelme Portales, académica y psicoanalista
Giannina Burlando, filósofa.
Leticia Arancibia Martínez, docente e investigadora
Giannina Burlando, filósofa
Andrea Rivera, profesora de lengua y literatura
Patricia Torrealba, movimiento UNIR
Francisca Muñoz, editora
Eliana Isabel Bedoya Durán, académica
Maria Eugenia Farias Espejo, Directora Corporación Más Mujer más poder
Rosalía Martínez Cereceda, etnomusicóloga
Virginia Bravo Abarca, Colectiva Feminista Julieta Kirkwood Rancagua
Patricia Schiappacasse, médico veterinaria
Gloria Cáceres Julio, académica
Karen Glavic, docente y editora
Ana María Alarcón, abogada
María Elena Hermosilla, periodista
Isabel Fernández Vallejos, Pediatra, Plataforma Sintónica
Isabel Schiappacasse
Yorma Alcaráz, profesora
Juana Lorena Campos, académica y escritora
Erika Villar, feminista autónoma
Carla Morales, editora
Cecilia Aretio Aguirrebeña, psicóloga clínica, docente y escritora
Daniela Carrasco, psicóloga y académica
Camila Almendra, docente, académica y escritora
Fanny Paulina Berlagoscky Mora, académica, Escuela de Salud Pública “Dr. Salvador Allende G”
Mireya Palavecinos, docente y psicóloga
Andrea Arancibia
Zulema Contreras Muñoz, psicologa feminista
Angélica France, docente
Ximena Briceño Olivera. academica feminista
Zoia Neira Ceballos
Francisca Fonseca, académica
Carolina Garcés Estrada, académica y militante feminista
Nelly Barbagelata, profesora y emprendedora
Gloria Baigorrotegui, académica
Elba Riffo B., profesora
Cecilia Aravena, asistente social
Lucy Ketterer Romero, académica
Maria Rosa Verdejo, periodista y editora
Aída Salinas Ávila, profesora
Alba Zambrano Constanzo, psicóloga y académica
Carol Arcos Herrera, académica
Celia Flores, artesana
Lorena Fuentes, editora
Nora Gatica Krug, historiadora
Aurora Azocar Avendaño
Maria Angelica Lorca, trabajadora social
Aurora Azócar Avendaño, escritora
Carmenluz Valdés Rodríguez, periodista
Hellen Castro, ingeniera
Lorena Fuentes, editora
Gabriela Canovas, artista visual y gestora cultural
Verónica González, filósofa
Elixabete Ansa, académica
Lorena Fuentes, editora
Carmen Berenguer, escritora y directora de la Revista Literaria Simpson7
Alejandra Botinelli Wolleter, académica
Regina Rodríguez, periodista
Bernardita Weisser, académica jubilada
Scarlett Mathieu, ciudadana conciente
Alejandra Stevenson, editora
M. Antonieta Salvo Mario, educadora de párvulos

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

más leidos

Antes de escribir, leer.

Constitución Culebra

El Poto sucio

Todos nosotros

Error decoding the Instagram API json