RAÚL ZURITA

RAÚL ZURITA, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. Como en un sueño, cuando todo estaba perdido Zurita me dijo que iba a amainar porque en lo más profundo de la noche había visto una estrella. Entonces acurrucado contra el fondo de tablas del bote me pareció que la luz nuevamente iluminaba mis apagados ojos.

POR UNA CONSTITUCIÓN FEMINISTA

SOFÍA ESTER BRITO, compiladora. Tenemos presente que la misma pregunta por una Consti­tución feminista hace resonar las contradicciones de nuestra lucha por, sin y contra el Estado. La tensión entre la horizonta­lidad y la necesidad de representación en los espacios de visibi­lidad mediática. El hilo fino que existe entre demandar una éti­ca antipatriarcal y caer en un feministómetro que se vuelva otro instrumento de control. No por nada nuestros espacios feministas son violentos. Violentos por la relación misma entre violencia y vida.

Elicura Chihuailaf

ELICURA CHIHUANLAF "Yo estuve en la palabra de gente mayor, especialmente de mi abuelo. Estuve en las grandes ceremonias, en el nguillatún, donde se ejercía el huelpín y el pentukún, con toda la manifestación desde la palabra y el gesto, con este semicírculo hacia el oriente, completando nuestro sentido de vida. Allí está el contenido de nuestra estética, que liga lo cotidiano y lo trascendente". Yanko González, ¿Cómo pudiste aprender a dominar bien el mapudungún si tus padres te lo ocultaban por tu bien, para que no fueras discriminado? Elicura Chihuailaf. Sí, lo que pasa es que mi abuela no pudo hablar castellano, por ello gran parte de lo que ahora escribo tiene que ver con lo que mi abuela nos contaba y, además, mi abuelo nos hablaba en mapudungún, sólo que él nos recomendaba que teníamos que aprender a hablar un buen castellano. Mis padres hablaban castellano sólo cuando se comunicaban con nosotros, pero no cuando se comunicaban con nuestros abuelos.

Elvira Hernández, Rosabetty Muñoz y Carmen Berenguer, poetas chilenas

Carmen Berenguer, Rosabetty Muñoz y Elvira Hernández comparten una sólida obra y, de ser elegida alguna de ellas, se pondría fin a siete décadas sin que una mujer poeta obtenga el galardón (la última fue Gabriela Mistral, en 1951). Antes de ellas, otras como Winétt de Rokha, María Monvel, Stella Díaz Varín, Eliana Navarro y Delia Domínguez, e incluso la propia Violeta Parra, no lo obtuvieron,

POEMAS MÍNIMOS

EUGENIO LLONA MOUAT, GUILLERMO NÚÑEZ, JORGE MONTEALEGRE "los que amamos actos irrepetibles ya hemos triunfado"

ODIO LAS DESPEDIDAS

MATÍAS RIVAS. Odio las despedidas. Son amargas, crueles y tristes. Sublimarlas es una frivolidad. La desilusión está viva. El luto es lo que corresponde. O el lento olvido. El descampado es el paisaje que se observa. Vienen tiempos feroces. Será difícil escucharse. Escasean los refugios que reúnen el conocimiento con la realidad, en los que es posible disentir. La falta de paz flota en el aire.

La barbarie y el corte de los servicios básicos

FERNANDO BALCELLS, Lo que hace esta ley es prohibir, temporalmente, un instrumento bárbaro de cobranza. La ley aprobada está acotada a un máximo de seis meses y beneficiará a los hogares más vulnerables. Se trata de una muy buena ley de circunstancia, que merece un par de observaciones para que se considere volverla una ley permanente.

La superación del trauma

VIRGINIA BARBER. La pandemia aumentará el número de personas que sufran este trastorno, que no afectará a todos por igual. Los más expuestos al hecho traumático, quienes tengan patologías previas y un nivel socioeconómico bajo serán los más afectados. Por eso, para afrontar el impacto psicológico de esta crisis es indispensable que identifiquemos a los más vulnerables y les demos los apoyos necesarios

Volver al sueño de la tribu

GABRIELA WIENER. La cuarentena solo ha sido la extensión de esa habitación del pánico, de esa estructura llamada familia que te encierra con maltratadores. Convierte tu casa en teleoficina, el núcleo desde el que seguir siendo todo lo productivos que nos quiere el sistema y pedir pizza a un migrante explotado. O te elimina de las calles y de las luchas, que son otras formas de hermanarnos más allá del parentesco.

A R D E

UNA INVITACIÓN A ESCRIBIR UN GRAN TEXTO COLECTIVO POR EL APRUEBO

APRUEBO

SUELTA EL AGUA

EXIGE AGUA PARA CADA RINCÓN DE CHILE

Campos magnéticos

Si nacimos en el llanto la risa la aprendemos.

Tan diferente esa manera

Macarena García Moggia, Una pasión política derramándose enumerada: eso es lo que usted leerá. Acuerdos mínimos que pretenden el máximo. Que no renunciarán al máximo. Lo que leeremos dentro de poco son las nuevas reglas que nos daremos para no olvidar, nunca más, la desmesura hermosa de la palabra pueblo.

Una Constitución Despierta

Ana María Del Río, escritora. Marcho, escucho el clamor de Chile marchando, de Chile despierto, sacándose la mugre por plantar este ideal, una nueva Constitución y entonces, siento el pulso maravilloso de este 2020 que puede ser el año del cambio. Sé que sueño demasiado, es cierto. Pero sé también que no puedo, ni debo, ni quiero dejar de soñar.

En la medida de lo imposible

Pablo Azocar, escritor. Una Constitución que huya de los leguleyos y de los guardianes de tanta norma y tanto inciso y tanta letra chica

DESEAR CON OTROS.

Soledad Fariña,, poeta. Desear con otros.